fbpx
PEDIR UNA CITA
PEDIR UNA CITA

PÉRDIDA DEL EMBARAZO

Afrontamos juntos el dolor más grande

Hasta el 15 % de los embarazos clínicamente reconocidos terminan en aborto involuntario; y se estima que el 50 % de todas las concepciones terminan dentro de las primeras 12 semanas, sin que la mujer siquiera se dé cuenta de su estado de embarazo.

No te sientas sola y, sobre todo, ¡pide ayuda!

A menudo, la edad materna avanzada puede estar asociada con un mayor riesgo de aborto involuntario, y hay muchas razones causales detrás de esta correlación, que incluyen:

  • – mala calidad del óvulo que puede ser ineficiente metabólica, genética o cromosómicamente
  • útero que presenta problemas anatómicos, inmunológicos o inflamatorios.

En nuestro CFA abordamos casos de aborto espontáneo y aborto recurrente con pruebas diagnósticas específicas y protocolos dedicados, con el fin de ayudar a la pareja a lograr un parto vivo.

Nuestros servicios

  • Psicólogo
  • Sexólogo
  • Nutricionista
  • Endocrinólogo
  • Ginecólogo
  • Biólogos/investigadores

No te sientas sola y, sobre todo, ¡pide ayuda!

A menudo, la edad materna avanzada puede estar asociada con un mayor riesgo de aborto involuntario, y hay muchas razones causales detrás de esta correlación, que incluyen:

  • – mala calidad del óvulo que puede ser ineficiente metabólica, genética o cromosómicamente
  • útero que presenta problemas anatómicos, inmunológicos o inflamatorios.

En nuestro CFA abordamos casos de aborto espontáneo y aborto recurrente con pruebas diagnósticas específicas y protocolos dedicados, con el fin de ayudar a la pareja a lograr un parto vivo.

Nuestros servicios

¿Está pensando en embarcarse en una FIV? El primer paso es reservar una consulta con nuestros profesionales. De hecho, siempre hay que recordar que cada historia es única y, por lo tanto, se invita a cada paciente individual -así como a cada pareja- a contar su historia y sus objetivos, para que juntos podamos evaluar qué pasos dar para un proceso de FIV totalmente personalizado.

En la IIU, el líquido seminal, tras una recogida adecuada, se procesa en el laboratorio para obtener el mayor número posible de espermatozoides móviles y morfológicamente normales en un pequeño volumen de medio de cultivo, libre de plasma seminal, leucocitos y bacterias. A continuación, los espermatozoides se transfieren directamente a la cavidad uterina, mediante el uso de un tubo fino de plástico blando (catéter), unas horas antes de la ovulación. De este modo, permitimos que los espermatozoides atraviesen la barrera que puede suponer el moco cervical (es el caso de la esterilidad cervical) y se acerquen a los ovocitos.

La inseminación intrauterina es un procedimiento bastante sencillo, pero con una utilidad limitada en el tratamiento de la infertilidad. Generalmente se realiza para el tratamiento de parejas con infertilidad masculina de leve a moderada, factor cervical y en casos de infertilidad inexplicada (idiopática). Para que la técnica sea aplicable, la foliculogénesis debe ser regular y una o ambas trompas deben ser permeables. La inseminación puede realizarse en un ciclo espontáneo o mediante una terapia hormonal suave.

La fecundación in vitro, combinada con transferencia de embriones (FIV), se utilizó clínicamente por primera vez hace más de 40 años; desde entonces, más de diez millones de niños han sido concebidos mediante esta técnica. La fecundación in vitro es un procedimiento de Procreación Médicamente Asistida de Nivel II destinado a aumentar las posibilidades de éxito de la concepción en parejas en las que otras terapias de fertilidad han fracasado o no son posibles.

Tras la estimulación hormonal, los ovocitos obtenidos se extraen del ovario (pick-up) y se ponen en contacto directo con los espermatozoides, que a su vez han sido convenientemente preparados y seleccionados. Así, gracias a la FIV, el ovocito es fecundado en el laboratorio, en condiciones óptimas para su fecundación y desarrollo; a continuación, el embrión que se habrá formado será transferido al útero

de la mujer. Fivet se utiliza sobre todo:

– tras repetidos fracasos con inseminaciones intrauterinas

– en caso de trompas de Falopio impermeables

– en casos de infertilidad masculina de leve a moderada.

La fecundación heteróloga es una técnica de procreación médicamente asistida que se aplica a parejas en las que uno o ambos miembros han sido diagnosticados de infertilidad permanente, lo que hace insuficiente la fecundación homóloga. En los gametos heterólogos, uno de los gametos (o incluso ambos) no pertenece a la pareja, sino a donantes externos completamente anónimos.

El aborto espontáneo es la causa más frecuente de pérdida del embarazo. Los abortos de repetición se producen cuando la mujer sufre dos episodios consecutivos de aborto espontáneo antes de la semana 20 de embarazo. En este caso, deben realizarse pruebas genéticas para averiguar las posibles causas. Una vez identificada la alteración genética, también se pone en marcha una estrategia para reducir el poliaborto con la ayuda del diagnóstico preimplantacional en embriones, también conocido como PGT.

Al decidir embarcarse en una FIV, ambos miembros de la pareja necesitan apoyo psicológico. De hecho, no hay que subestimar el efecto que puede tener el estrés, no sólo ante posibles fallos, sino también durante todo el periodo de exámenes y tratamientos al que uno se somete antes del traslado. En el CFA, nuestros pacientes reciben apoyo profesional desde la primera consulta hasta la realización de su sueño de ser padres.

¿Está pensando en embarcarse en una FIV? El primer paso es reservar una consulta con nuestros profesionales. De hecho, siempre hay que recordar que cada historia es única y, por lo tanto, se invita a cada paciente individual -así como a cada pareja- a contar su historia y sus objetivos, para que juntos podamos evaluar qué pasos dar para un proceso de FIV totalmente personalizado.

En la IIU, el líquido seminal, tras una recogida adecuada, se procesa en el laboratorio para obtener el mayor número posible de espermatozoides móviles y morfológicamente normales en un pequeño volumen de medio de cultivo, libre de plasma seminal, leucocitos y bacterias. A continuación, los espermatozoides se transfieren directamente a la cavidad uterina, mediante el uso de un tubo fino de plástico blando (catéter), unas horas antes de la ovulación. De este modo, permitimos que los espermatozoides atraviesen la barrera que puede suponer el moco cervical (es el caso de la esterilidad cervical) y se acerquen a los ovocitos.

La inseminación intrauterina es un procedimiento bastante sencillo, pero con una utilidad limitada en el tratamiento de la infertilidad. Generalmente se realiza para el tratamiento de parejas con infertilidad masculina de leve a moderada, factor cervical y en casos de infertilidad inexplicada (idiopática). Para que la técnica sea aplicable, la foliculogénesis debe ser regular y una o ambas trompas deben ser permeables. La inseminación puede realizarse en un ciclo espontáneo o mediante una terapia hormonal suave.

La fecundación in vitro, combinada con transferencia de embriones (FIV), se utilizó clínicamente por primera vez hace más de 40 años; desde entonces, más de diez millones de niños han sido concebidos mediante esta técnica. La fecundación in vitro es un procedimiento de Procreación Médicamente Asistida de Nivel II destinado a aumentar las posibilidades de éxito de la concepción en parejas en las que otras terapias de fertilidad han fracasado o no son posibles.

Tras la estimulación hormonal, los ovocitos obtenidos se extraen del ovario (pick-up) y se ponen en contacto directo con los espermatozoides, que a su vez han sido convenientemente preparados y seleccionados. Así, gracias a la FIV, el ovocito es fecundado en el laboratorio, en condiciones óptimas para su fecundación y desarrollo; a continuación, el embrión que se habrá formado será transferido al útero

de la mujer. Fivet se utiliza sobre todo:

– tras repetidos fracasos con inseminaciones intrauterinas

– en caso de trompas de Falopio impermeables

– en casos de infertilidad masculina de leve a moderada.

La fecundación heteróloga es una técnica de procreación médicamente asistida que se aplica a parejas en las que uno o ambos miembros han sido diagnosticados de infertilidad permanente, lo que hace insuficiente la fecundación homóloga. En los gametos heterólogos, uno de los gametos (o incluso ambos) no pertenece a la pareja, sino a donantes externos completamente anónimos.

El aborto espontáneo es la causa más frecuente de pérdida del embarazo. Los abortos de repetición se producen cuando la mujer sufre dos episodios consecutivos de aborto espontáneo antes de la semana 20 de embarazo. En este caso, deben realizarse pruebas genéticas para averiguar las posibles causas. Una vez identificada la alteración genética, también se pone en marcha una estrategia para reducir el poliaborto con la ayuda del diagnóstico preimplantacional en embriones, también conocido como PGT.

Al decidir embarcarse en una FIV, ambos miembros de la pareja necesitan apoyo psicológico. De hecho, no hay que subestimar el efecto que puede tener el estrés, no sólo ante posibles fallos, sino también durante todo el periodo de exámenes y tratamientos al que uno se somete antes del traslado. En el CFA, nuestros pacientes reciben apoyo profesional desde la primera consulta hasta la realización de su sueño de ser padres.

×